Connect with us

Hola, que estamos buscando?

Campeonatos Obetenidos

Noticias

“Llegó…. Capturó”..la frase de Mendy López durante 40 años

Santiago.-¡LLegó… capturó! Por más de 40 años los fanáticos del béisbol han escuchado esa característica frase relacionada al juego de béisbol que emana de la voz del legendario narrador de las Águilas Cibaeñas, Mendy López.

Desde 1975 la ha utilizado en cada uno de los miles de juegos que le ha tocado narrar en países como Nicaragua, México, Venezuela, Puerto Rico y naturalmente su República Dominicana.

“Sonó bonito, rimó y gustó”, subraya López, ganador de seis Micrófonos de Oro y considerado dueño de una maestría perenne en narración, a quien le llaman “El Gran Señor de la Radio” y otros tantos le apodan “El Único”.

Y es que su agudeza genera una perfecta descripción de la acción del juego la cual conjuga con un brillante tono que le pone a cada jugada, aptitudes mediante las cuales López se ha constituído en una de las voces más reconocidas del país y ejemplo a seguir por la actual generación de comunicadores deportivos.

Para este humilde ciudadano nacido en Pimentel, provincia Duarte, su apasionado deseo de hacer algo bueno le nació al saber que en su pueblo había figuras importantes en el arte y otras manifestaciones.

“Durante mi niñez mis pasiones fueron el béisbol y la radio. Escuchaba la pelota cubana porque esas emisoras entraban aquí sin problemas y yo quería ser locutor. Además, la tradición de artistas en mi pueblo era grande. Al oir canciones de importantes artistas del mundo, tales como Pedro Infante, Los Panchos, etc… y escuchabas decir que esa canción era del compositor Bienvenido Brenz, entonces uno se contagiaba en querer hacer algo parecido”, refiere Mendy.

Bajo esas influencias, la narración se produjo como un hecho fortuito en HIBI Radio cuando un día de 1972 en un juego de béisbol amateur el narrador Machacho González no puedo llegar y Mendy se ofreció a narrar, pues ya era un locutor formado, de esta manera narró casi cinco innings. Al año siguiente fue narrador a tiempo completo en el béisbol amateur. Luego en 1975 fue creada la Liga de Verano del Cibao y le tocó hacerlo con los Arroceros del Nordeste.

La dilatada carrera de Mendy

Más adelante, Monchín Pichardo le ofreció trabajar béisbol de invierno para Tigres del Licey, pero esa idea no cuajó. Como resultado de ese fallido intento, Félix Mario Aguiar lo contrató con Leones del Escogido. Al año siguiente fue a Nicaragua, allí duró una temporada y en 1981 llegó a las Águilas Cibaeñas para narrar en la cadena de televisión.

López destaca que de inmediato Freddy Mondesí fue una mano amiga que le ayudó bastante cuando llegó por primera vez al equipo cibaeño.

“Tienes que repetir cosas como “fly de foul por tercera base, el antesalista va detrás de la pelota, pero se le terminó el camino”, López cita lo anterior como un consejo que le dio Mondesí.

Su estancia con los aguiluchos perduró por cinco temporadas.

“Yo soy un cuentista literario frustrado y además un poeta frustrado. No me sentía cómodo diciendo “rodado por el campocorto” cuando yo sé que la gente lo estaba mirando y no me motivaba describir algo que estaban viendo. Lilín Díaz era la estrella del equipo y yo sabía que ahí no iba a penetrar, por eso me fui”, revela.

En ese orden, relata que Eddy Antún le preguntó cómo se sentiría narrando para las Estrellas de Oriente, y ahí comenzó una permanencia de cuatro estaciones con los verdes.

Pero cuatro años más tarde, Tito Hernández, a la sazón presidente de los amarillos, acordó con la directiva de las Estrellas y volvió a buscar a Mendy, desde entonces ha sido la voz oficial en radio de los cibaeños.

FORMACION PARA DESCRIBIR DEL JUEGO

Yo escuchaba narradores decir: “Elevado al centerfield, le parte el jardinero central y la captura”, entonces yo no entendía si le partió hacia adelante, atrás, a la izquierda o a la derecha. Por esas razones, yo comencé a decir “se movió rápido hacia adelante o va hacia atrás”, en definitiva son cosas que le recrean el verdadero escenario al oyente”, enfatiza Mendy.

“En vez de decir “batazo” yo dije “palo”, en vez de “largo” dije “grande”, explica el pimentelense que radica en Santiago desde 1989.

Por “batazo largo que se va de jonrón”, Mendy narra: ¡Ahí va un palo grande, grande, graaaande… la bola va pasando!… dando a la última de esas palabras el tono más alto que puede producir su voz y cuyo sonido hace que la emoción se apodere de los receptores que a la misma vez son transportados imaginariamente al estadio donde se origina la jugada contada magistralmente por López.

Esa destreza forma parte de una actuación y despliegue que a juicio de Mendy fluye de manera natural, puesto que siempre se ha preocupado por hacer énfasis en poder describir fielmente lo que ocurre y contar lo que el oyente no está viendo, razón que le lleva a detallar cada cosa que ocurra dentro y fuera de la líneas de cal.

“Siempre quise “no parecerme a nadie”, y con el tiempo desarrollé la forma actual de contar. Eso no fue que me enfoqué en marcar un estilo propio, sino, buscaba simplemente no parecerme a los demás que en ese momento eran los monstruos de la narración como fueron los casos de Billy Berroa, Lilín Díaz, Félix Acosta Núñez, el cubano Felo Ramírez y el argentino Buck Canel”, asegura.

Al ser cuestionado con relación a su estilo y forma de contar, López nos manifestó que el “maestro de la palabra”, Yaqui Núñez del Risco, una vez le dijo: “Mendy, tú no has creado un estilo, lo que has hecho es crear un código de narración que perdurará en el tiempo y el que no se agarre de él, está preso”.

Conforme le llega ese recuerdo, Mendy asevera: “Yo no sabía que había creado nada, ni fue mi intención, yo solo quería no parecerme a nadie más”.

Cuenta que le produjo una gran satisfacción cuando conoció a su colega Ramírez en 1976 y este le dijo que al escucharlo pensó que era extranjero porque no se parecía a nadie.

SU RUTINA

Con más de 40 años en el ejercicio de la narración, Mendy nos cuenta que su rutina de preparación incluye llegar muy temprano al campo de juego para poder presenciar las prácticas de bateo, de esa manera, como no quiere fallar en sus labores, ensaya narrando en su mente cada batazo conectado.

“Ellos (los jugadores) practican abajo y yo practico en la cabina, porque no descuido mi trabajo. Me exijo mucho, tengo que contar para que el público lo sienta. Eso me da una importante base de coordinación para poder realizar mi labor… es como un calentamiento, por eso desde que se escucha el canto de “play ball” ya estoy listo para el primer pitcheo”, puntualiza.

ACEPTACIÓN

Amparado por una trayectoria diga de admiración a Mendy todos le quieren, respetan y profesan cariño.

En ese sentido, manifiesta esas son algunas de las cosas que le proporcionan mayor plenitud, sin embargo, nota que el cariño es lo más importante para él.

“Si tuviera que escoger una de esa tres manifestaciones, preferiría que me todos den cariño… sin eso no tendría ánimos de continuar”, declara López, visiblemente emocionado.

Cuando fanáticos le solicitan tomarse una foto con ellos y lo ven un sueño convertido en realidad provoca en Mendy una gran satisfacción.

En relación con esto, revela que le paso algo extraordinario cuando laboró en Monterey, México.

“Cuatro personas llegaron con una bandera dominicana y el vocero me dijo: “somos dominicanos, yo estudié aquí que te venimos a decir que estamos contigo… yo te escuché narrar cuando estabas con los Arroceros del Nordeste en 1975. Ahí me puse a llorar de felicidad. esa emoción fue tan grande al ver mi bandera. Eso fue inolvidable”, expone.

SU VICIO ES EL BÉISBOL

Yo no me concibo vivir sin saber de béisbol, qué pasó?, quién ganó o quién perdió? Esto es un vicio. Cuando me quedo en casa por motivo de enfermedad o indisposición y las Águilas están jugando en el Estadio Cibao, yo no quiero ver, ni oir el juego, porque me siento peor, por no poder estar ahí”, dice.

SE SIENTE EN PLENITUD CON SU AMBIENTE LABORAL

“Tengo la suerte de quererlo a ustedes que son como mi familia”, sostiene al referirse a sus compañeros de transmisión Andrés García, Kevin Cabral, Santana Martínez, Roling Fermín, Danilo Basilio, Raquel Infante, Víctor Marte, Ernesto Rosario y Rolando Eduardo Fermín.

“Cuando me inicié no era igual. Cuando yo surgí era una época de estrellas, yo no recibí tan bonita acogida, sin embargo, un día llegué llorando a mi casa, y me prometí que yo iba a ser un narrador de verdad y el joven que pusieran a mi lado nunca se iba a sentir mal”, explica.

En ese sentido añade: “Si puedo darte un consejo bueno te lo doy, pero nunca iré a una oficina a decir, quítenme ese muchacho de ahí, porque yo soy una estrella. Dios me libre…. porque yo fui víctima de eso precisamente. Dios me ha librado de no ser así”, asiente.

Señala que ha tenido grandes amigos en la crónica deportiva, como son Mickey Mena, Nova Ramírez, Jorge Bournigal, Juan Báez, José Bejarán, Radhamés González, entre muchos más.

SU SALUD

“Me siento muy contento y puedo dar más, pero no voy a vacilar cuando me falte la voz o la vista. Yo seguiré hasta que Dios quiera, y si me da la salud, llegaré hasta que mi cuerpo aguante, sentenció Mendy.

Por Juan Saint Hilaire
Listin Diario

Comentarios
Comentarios

Te puede interesar

Noticias

El virtuoso jardinero con un guante de oro en Grandes Ligas, definió a las Águilas como un equipo completo y remató advirtiendo “Vamos a...

LIDOM

Ambas entidades se reunieron ayer con representantes de las seis franquicias, un encuentro que fue encabezado por el presidente de Lidom, Vitelio Mejía Ortiz.

Noticias

El gerente general Ángel Ovalles afirma además que tienen programada la celebración de 20 partidos previo al inicio de la temporada otoño-invernal.

Noticias

García vio acción en 47 partidos con las Águilas, y los Cachorros de Chicago decidieron pararlo para la postemporada, dejando un gran vacío en...